Las empleadas de hogar, siempre y cuando exista justificación, podrán ausentarse del puesto de trabajo con derecho a remuneración en las siguientes supuestos:

  • 15 días naturales en caso de matrimonio.
  • El tiempo necesario para el cumplimiento de un deber inexcusable de carácter público y personal.
  • El tiempo indispensable para la realización de exámenes prenatales y técnicas de preparación al parto que deben realizarse dentro de la jornada de trabajo.
  • 2 días por el nacimiento de un hijo, fallecimiento, enfermedad grave, hospitalización o intervención quirúrgica sin hospitalización que necesite reposo domiciliario de parientes hasta segundo grado de consanguinidad o afinidad. Cuando el trabajador necesite un desplazamiento con cambio de provincia, el permiso será de 4 días.
  • 1 día por traslado de domicilio habitual.
  • En el caso de hijos prematuros, o que continúen hospitalizados tras el parto, el padre o la madre tienen derecho a ausentarse una hora del trabajo. También se tiene derecho a reducir la jornada laboral hasta un máximo de dos horas con la consiguiente reducción  del salario
  • Si la empleada de hogar es víctima de violencia de género, tiene derecho a reducir su jornada con la reducción correspondiente del salario o a reorganizar su horario de trabajo para poder hacer efectiva su protección o el derecho a la asistencia social integral.