A las puertas de las ansiadas vacaciones de verano es muy posible que muchas familias se pregunten si es preferible seleccionar a la empleada de hogar o a la cuidadora de los más pequeños de la casa ahora o hacerlo ya en septiembre, cuando se produce una vuelta generalizada a la actividad y a los horarios habituales. En este artículo intentaremos dar respuesta a esta pregunta.

Aunque la tendencia natural es postergar esta decisión hasta el momento en que se produzca el regreso del periodo vacacional para disfrutar tranquilamente de las vacaciones, actuar de esta forma es un arma de doble filo, pues es precisamente cuando los niños tienen más tiempo libre cuando más trabajo se acumula en casa, afirmación que sin duda muchas madres suscribirán. Por si ello fuera poco, más adelante se juntarán la vuelta al trabajo con el comienzo del colegio, escenario que puede complicarse dando lugar a numerosas situaciones de estrés.

Elegir a la persona adecuada requiere su tiempo de reflexión, tiempo que sin duda es más amplio durante las vacaciones, por lo que este es un momento especialmente adecuado para estar con la trabajadora que hayamos seleccionado y valorar tanto sus aptitudes como su actitud.

Contratar a nuestra empleada en época estival aporta, por consiguiente, grandes ventajas: nos permitirá tener la casa preparada y todo en orden así como que todos los miembros de la familia se familiaricen con ella de forma paulatina, por lo que facilitará que la vuelta al cole y al trabajo se lleven a cabo con total normalidad.

Call Now Button