Un comportamiento apropiado requiere tener en cuenta ciertas conductas que te ayudarán a tener muchas más oportunidades de ser contratada y de mantener tu puesto de trabajo:

  • Ser cortés, pedir las cosas por favor y dar siempre las gracias.
  • Respetar la confidencialidad de la casa donde trabajas.
  • Siempre que tengas dudas sobre tus funciones, mejor preguntar.
  • No afirmes nada hasta que estés segura de tu respuesta.
  • El trato con adultos debe ser siempre de usted a no ser que te digan lo contrario.
  • No interrumpir conversaciones ajenas.
  • Antes de entrar en una habitación, llamar a la puerta.
  • No llevar a familiares ni amigos a tu puesto de trabajo.
  • Ser discreto con los asuntos personales propios.
  • Nunca fumar ni beber en la casa.
  • Si no se ha dado permiso previo, no coger de la nevera refrescos o aperitivos.
  • En horario de trabajo limitar el uso del móvil a aquellas situaciones en que sea estrictamente necesario.
  • Cuidar a diario tanto la higiene personal como la de tu ropa.
  • Anotar siempre los recados telefónicos y las incidencias importantes.
  • Por seguridad, no abrir nunca la puerta sin preguntar antes quién es.