Ayuda Doméstica ha recopilado una serie de consejos prácticos, que te iremos presentando en diferentes artículos, para hacer más fáciles y rápidas las labores del hogar, lo que sin duda te permitirá ahorrar tiempo, dinero y esfuerzo.

Este primer artículo lo dedicaremos al lavado de la ropa y al tratamiento que debe hacerse de la misma antes y durante este proceso.

Clasificación de la ropa

Algo muy básico pero que a veces olvidamos es clasificar por colores la ropa que vayamos a lavar -da igual que vayamos a hacerlo a mano o en la lavadora-, puesto que así evitaremos la transferencia de colores. Otro aspecto a tener en cuenta es la textura o tipo de tela (lana, algodón, poliéster, denim…).

Etiqueta de lavado

Si tienes alguna duda con el tratamiento de tus prendas favoritas, recuerda que la etiqueta de lavado describe el tipo de tela y si esta admite lavarse en agua fría o caliente, si requiere plancha y a qué temperatura y otros aspectos interesantes para mantener la ropa en buen estado.

Instrucciones de uso de la lavadora

En el caso de lavar a máquina, debemos estar al corriente y a ser posible, tener a mano, las instrucciones de utilización de la misma. De nada sirve haber clasificado la ropa correctamente y haber leído la etiqueta de lavado si no elegimos el programa adecuado, porque de no hacerlo estropearemos la ropa e incluso la propia máquina de lavado si no hacemos un buen uso de ella. La mayoría de las lavadoras especifican el tiempo de lavado en función del tipo de tela, aunque la elección de este  dependerá también de lo sucia que estén las prendas.

Esperamos que te sean de utilidad estos consejos y te aconsejamos leer nuestra próxima entrega, en la cual explicaremos cómo colgar adecuadamente la ropa después de lavarla.

Call Now Button