Toda actividad -incluso las tareas domésticas-, tiene una razón de ser, pues siempre hay algún detalle que mejorar; por este motivo damos continuidad a nuestro último artículo y seguimos ofreciendo una serie de pautas que conviene seguir para optimizar las labores del hogar, en esta ocasión referidas al proceso de colgar la ropa una vez lavada que te ayudarán a evitar la aparición de esas molestas marcas o arrugas que dejan las pinzas y que dificultan el planchado.

Consejos para colgar la ropa una vez lavada

 

  1. Recomendamos sacudir la ropa inmediatamente después de la colada; un par de veces será suficiente. De esta manera la prenda se secará volviendo a su forma original.
  2. Empieza colgando las prendas grandes para distribuir tu ropa correctamente en el tendedero y aprovechar el espacio. Hay un excelente truco para las sábanas o la ropa de cama: tiéndelas dobladas por la mitad y así podrás colocar más prendas.
  3. Coloca las pinzas en la costura para no grabar marcas en la tela.
  4. Preferiblemente, no dejes secándose al sol las prendas oscuras; la ropa blanca sí que la puedes dejar, pero recógela lo antes posible (siempre y cuando esté seca), porque no queremos que el exceso de sol nos la ponga acartonada. Asimismo, cuélgala del revés para proteger su color.
  5. Cuelga las camisas en perchas y los pantalones, con pinzas en la cinturilla y la cremallera cerrada para que no pierdan su forma.

Intenta aplicar estos consejos en tu próxima colada y cuéntanos tu experiencia en nuestro blog. La próxima semana descubriremos cómo sacar manchas difíciles sin usar detergentes agresivos.

Call Now Button