Cuando seleccionamos y contratamos los servicios de una empleada de hogar, sea interna o a tiempo parcial, debemos marcar una serie de pautas que permitan optimizar el tiempo de trabajo acordado con ella.

Para empezar, es importante el estado en que la empleada encuentre la casa donde va a trabajar; por ejemplo, si hay ropa mal colocada tenemos que ser conscientes de que ello le restará tiempo para realizar las tareas de limpieza y plancha. Así que cuanto más ordenado dejemos nuestro hogar, más tiempo tendrá para las tareas difíciles.

Conviene destacar varias acciones que le van a ayudar a aprovechar mejor el tiempo:

  • Si se trata de un chalet, ir siempre desde la planta de arriba hacia abajo.
  • Lo primero sería poner la lavadora para poder secar en la secadora o dejar tendido y, si es posible, recogido y listo para planchar (tiempo estimado: 5 m).
  • El siguiente paso es ir a los dormitorios; empezaremos por  ventilar -con 10 m de tiempo es suficiente y debe ser el máximo (pues más dará paso a la polución y a la acumulación de polvo), continuaremos limpiando con un paño todas las superficies, mesitas de noche, puertas y sus marcos, sin olvidarnos de lámparas y partes altas, y terminaremos pasando la aspiradora. Si no hay manchas importantes no será necesario fregar a diario -con dos veces por semana sería suficiente-, siempre teniendo en cuenta las necesidades concretas en cada caso (tiempo estimado: 20 m por habitación).
  • Después limpiaremos los baños; primero, los sanitarios, dejando durante unos 3 m que el producto que utilicemos actúe mientras llenamos el cubo de la fregona y añadimos el detergente para el suelo. Limpiamos con estropajo y jabón todos los sanitarios, luego pasamos la bayeta bien limpia para quitar el exceso de jabón y repasamos espejos con limpiacristales (tiempo estimado: 20 m).
  • Hemos terminado con las habitaciones y baños, seguramente ha finalizado también la lavadora; en 10 m tendemos y secamos la ropa en la secadora.
  • Ahora llega el turno de la cocina; si tenemos que hacer uso de ella tendremos en cuenta los tiempos de cocción para poder hacer otras tareas; si no se cocina, limpiar encimeras, el frigorífico por dentro y por fuera, una vez a la semana, desmontar y limpiar los extractores de humos (con la frecuencia adecuada dependiendo del uso que se le dé) y limpiar la vajilla a mano o en lavaplatos, sin olvidarse de los suelos (tiempo estimado: mínimo 45 m).
  • Lo último sería el recibidor, la consola, los espejos o los armarios (15 m más o menos).

Al respecto de la limpieza, es muy importante disponer de todos los productos adecuados para cada superficie y atenernos a los consejos de los fabricantes.

En resumen,  una buena empleada, dinámica y organizada, podría tener impecable un piso de 3 dormitorios y dos baños de unos 90 metros cuadrados en 3,5 h, aproximadamente, contando con un margen de media hora para imprevistos.

 

 

 

Call Now Button